HERRAMIENTAS DE EDICIÓN

Publicado en por mivaitzeinformatica1.over-blog.es

HERRAMIENTAS DE EDICIÓN

Actividades de edición

 Las actividades de edición son todas aquellas dirigidas a redactar o modificar un texto de caracteres alfanuméricos, operando desde el teclado y produciendo la salida sobre la pantalla.

Una de las principales facilidades del uso del procesador de textos - por lo menos para ciertos tipos de trabajos - es la que permite preparar documentos enteros, o grandes fragmentos, susceptibles de ser empleados, mezclados, adicionados o modificados, para obtener resultantes similares de poca variación; lo cual constituye el proceso típico de edición con procesadores de texto.

En otros casos, es posible emplear funciones integradas a los procesadores, que permiten incorporar documentos pre-formulados en los cuales se insertan pocos textos (como ser contratos preparados a los que se indican las partes, domicilios, etc. o cartas similares para distintos destinatarios); y que quedan configurados en forma automática utilizando la función “merge” con datos provenientes del teclado o de una base de datos.

 Las principales acciones individuales de edición en un documento en redacción o revisión, comprenden las siguientes operaciones:

             — Ingreso de texto. Consisten en introducir caracteres en la forma normal de redactar un documento, adicionando palabras al texto en proceso.

             — Inserción de énfasis. La inserción de énfasis durante la redacción, consiste en activación antes y al final de fragmentos, de procesos que determinan el subrayado o el cambio de aspecto de los caracteres, especialmente pasando a letra “negrita”, “cursiva” o su combinación; así como el cambio de tamaños o formas de la letra para fines de individualización de títulos u otros énfasis (letra versalita, superíndice, subíndice, etc.)

             — Circulación por el texto. El computador permite circular en forma aleatoria sobre el texto, mediante el empleo del indicador o “cursor” que en la pantalla indica la posición de entrada actual de caracteres; y con las teclas “de flecha” y el cursor del “ratón”que gobiernan su posición en coordenadas cartesianas sobre la superficie de la pantalla. Esa circulación permite colocarse en cualquier ubicación del texto actual, sea para suprimir como para insertar texto; una actividad típica de edición.

             — Marcado (teñido) de texto. El proceso de memorización del texto a ser afectado por una actividad de edición, se basa en el marcado del texto. Este proceso consiste en situar el cursor al inicio de un fragmento del texto actualmente en proceso, la activación inicial de la operación de marcado, el traslado del cursor a la posición final del fragmento, y la activación final del marcado. Por lo general, se pone de manifiesto por cambios en la apariencia del texto (teñido), ya sea por “video inverso” en las pantallas monocromas, o por una coloración en las de color. Casi todos los procesadores efectúan esta operación al mover el cursor teniendo pulsada la tecla de mayúsculas o alguna de control.

             — Traslado de texto. El marcado es instrumento de diversos usos, entre ellos los que permiten trasladar texto de una parte a otra del documento, ya sea conservándolo en el lugar de origen, o eliminándolo de él. El texto marcado puede ser memorizado tanto por “copiar” como por “cortar”; y el fragmento memorizado es depositado en un nuevo lugar por inserción de texto. Algunos procesadores pueden memorizar el texto marcado, bajo una clave - por ejemplo un número o una cadena de caracteres; pero en los demás casos el texto memorizado se pierde al colocar otro en su lugar.

             — Borrado de texto. Las operaciones de borrado de texto implican, obviamente, eliminar del texto existente cierto grupo de caracteres.

             — Inserción de texto. La inserción de texto tiene lugar en el punto local del cursor, ya sea por origen desde el teclado, o por incorporación de caracteres memorizados o de “bloques” existentes en otros archivos retenidos en la memoria estable del computador, o de los previamente memorizados bajo ciertas claves cuando el procesador tiene esa prestación.

             — Uso de bloques de texto. La confección de bloques consiste en la memorización de un fragmento de texto, dotada de cierta permanencia, que habilita volver a incorporarlo al texto cada vez que se convoca la función de inserción de bloque. Algunos procesadores permitían almacenar varios bloques, indicados bajo una clave que podía ser un número, una letra, o incluso un conjunto de caracteres. Los más recientes han optado por utilizar para ello el uso de macros. Los bloques pueden consistir en expresiones muy repetidas en un mismo documento, que se confeccionan y almacenan durante la elaboración del documento y luego se pierden. También pueden confeccionarse bloques con textos (palabras, expresiones, fragmentos extensos) que se utilizan con frecuencia en distintos documentos, y por lo tanto se almacenan en forma permanente en la memoria estable del computador; por lo general en sectores de archivos definidos por el propio programa de procesado de textos, o creados por el usuario a ese fin. Son un instrumento interesante, para insertar expresiones muy usuales - como ser nombres institucionales, o giros determinados - no solamente porque abrevian tiempo sino porque impiden que ocurran en ellas errores de digitación.

             — Uso de macros. Actividades bastante repetitivas durante el procesado, que consistan en los mismos pasos, pueden programarse en forma permanente mediante las instrucciones macro, o macros. Las macros son pequeños programas que se elaboran fácilmente, activando la función de confección de macros, (cada macro debe recibir un nombre y tener una clave propia) y ejecutando en ese modo la operación que se desea programar; de tal forma que al indicar que ha terminado, se procede a registrarla en la memoria permanente. Dado que las macros se graban como archivos autoejecutables, son susceptibles de ser contaminadas por los virus de computadora y producir los efectos de éstos al ser ejecutadas dentro de un programa de procesado de texto. Para convocar e insertar un bloque en un texto mediante una macro, la misma debe prepararse disponiendo la inserción del archivo en que esté contenido el bloque; o también puede incorporarse el texto mismo a la estructura de la macro.

Las macros son un instrumento de empleo mucho más extenso que la aplicación al uso de bloques; que por lo general requieren un aprendizaje de cierto nivel avanzado en el empleo de un utilitario. Muchos utilitarios ya contienen macros previamente elaboradas (por ejemplo, las que permite realizar cálculos aritméticos durante la elaboración de un documento, para emplear su resultado como parte del texto).

             — Búsquedas y sustituciones en el texto. La búsqueda de texto consiste en una función por la cual, a partir de la ubicación actual del cursor, se elige un carácter o grupo de caracteres que es suministrado al procesador, activando la función para que ubique la presencia de la misma cadena en el texto que se encuentra, sea hacia adelante, sea hacia atrás del cursor.

Esta función puede combinarse con la de cambio sistemático, de modo que al encontrar la cadena indicada, esos caracteres sean sustituidos por los otros indicados al efecto. Este proceso puede ser aplicado no solamente a caracteres sino asimismo a códigos (por ejemplo, para suprimir o para agregar pulsaciones del tabulador en calidad de sangrías al inicio de cada párrafo). Un caso particular de sustitución - sistemática o específica - es la transformación de mayúsculas a minúsculas, o viceversa; que algunos procesadores tienen asignada a una función especial de edición.

             — Operaciones de estilo. Las operaciones de estilo se vinculan a la presentación gráfica o diagramación del texto. Pueden ser realizadas tanto en el momento de ingreso de texto como en etapas ulteriores de edición; y algunos procesadores contienen guías para algunos aspectos generales del estilo - como las formas de presentarse los subtítulos - que cumplen algunas de estas operaciones en forma automática, permitiendo mantener un buen grado de uniformidad en ello. Comprenden fundamentalmente:

O            Centrado de títulos.

O            Alineación a la derecha. Caso de las fechas, referencias de asunto, etc.

O            Justificado. El justificado permite que exista un margen recto no solamente en el borde izquierdo sino también en el derecho. Una forma adicional (generalmente muy poco requerida) del justificado es el justificado central, que produce el efecto de alterar según la extensión de la línea, tanto el margen derecho como el izquierdo.

O            Agregación de énfasis. La inserción de énfasis durante la edición, consiste en la introducción de los mismos procesos que determinan el subrayado o el cambio de aspecto de los caracteres, o de tipos de letra, con fines de resaltar términos.

O            Sangrado de párrafo. El sangrado de párrafo equivale a introducir una posición de entrada del margen izquierdo en el fragmento de texto que llegue hasta el próximo fin de párrafo (punto y aparte).

O            Prevención de párrafos sueltos. La prevención de líneas opera en relación al corte de página, que el procesador realiza en forma automática. Ella consiste en no permitir que al principio o al final de página, aparezca una sola línea suelta, inicial o final de párrafo, evitando un indeseable efecto estético en la impresión.

O            Letras iniciales. La presentación especial de letras iniciales es un refinamiento de procesadores muy avanzados propia de textos de imprenta. Consiste en sustituir la letra mayúscula inicial de un párrafo (generalmente el primero de la página) por un diseño estilizado de la misma letra, en un recuadro de tamaño bastante mayor al de la interlínea, como ilustración.

U            Operaciones especiales. Las operaciones especiales son propias de textos muy particulares, y consisten en estructuración del texto en columnas de tipo periodístico, presentación de tablas, introducción de espacio para gráficos o ilustraciones, presentación de notas a pié de página, introducción de cabezales o líneas de pié, estructuración en formato de ecuaciones matemáticas, etc. Son propias de procesadores muy completos y de trabajos muy prolijos.

             — Operaciones de verificación. Las operaciones de verificación apuntan a corregir errores tipográficos u ortográficos; e incluso, en algunos procesadores muy completos, de orden gramatical. Algunos programas procesadores poseen funciones muy avanzadas en este sentido, que permiten realizar una revisión de todo el documento (o eventualmente de una palabra en que el operador tenga dudas) para establecer la forma correcta de escribir, desde el punto de vista ortográfico. En un sentido similar, una función todavía más avanzada, suministra la posibilidad de consultar un diccionario de sinónimos a partir de la palabra de salida; como apoyo al redactor.

 kjkjj

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post